fbpx

Select Page

Diana Kennedy, embajadora de la cocina mexicana, muere en su finca en Michoacán

Diana Kennedy, embajadora de la cocina mexicana, muere en su finca en Michoacán

Diana Kennedy la gran cocinera y reconocida escritora gastronómica, apasionada de la cocina mexicana, falleció el pasado 24 de Julio a los 99 años. Toda una autoridad en el tema con 9 libros, dedicó gran parte de su vida a investigar sobre la cocina tradicional mexicana y a recorrer los diferentes rincones de México, rescatando recetas e ingredientes.

Para quienes estamos relacionados con el mundo del turismo y la gastronomía en Michoacán, su muerte fue una muy triste noticia. Diana Kennedy eligió nuestro estado para vivir y hacer su santuario gastronómico, el cual se ubicaba muy cerca de Zitácuaro, en Coatepec de Morelos, también conocido como San Pancho.

Diana Kennedy marcó una época y gracias a sus libros despertó el interés de muchos estadounidenses por visitar y conocer México, para descubrir personalmente todos esos olores, sabores y texturas que ella describía y mostraba en sus libros.

En estos días mucho se ha escrito sobre su legado culinario, sus años de investigación sobre la cocina tradicional mexicana y su gran pasión por preservar la biodiversidad.

Como michoacana inmersa en el turismo desde hace muchos años, me gustaría hablar sobre la influencia que tuvo y la promoción que generó para visitar Michoacán.

La publicación de sus libros causó mucha inquietud entre los amantes de la cocina mexicana, que leyendo sus libros terminaban deseosos de vivir la experiencia y de conocer en persona los mercados de México, descubrir nuevos ingredientes y preparar los platillos que aparecían en sus libros.

Poco a poco comenzaron a venir a Michoacán, muchos de ellos a visitarla y a tomar clases de cocina en su casa. La conexión con Pátzcuaro se da porque muchos de estos grupos que venían proseguían su recorrido por Michoacán y complementaban su viaje gastronómico con una estancia en Pátzcuaro, esto con gran éxito a finales de los noventa y los primeros años de la década del dos mil.

Durante muchos años tuvimos grupos muy interesantes procedentes principalmente de Texas y California. Uno de estos grupos que llegaban recurrentemente, venían guiados por un profesor de la Universidad de Texas en San Antonio, una autoridad en temas de historia de México y nuestra cultura, que organizaba viajes en los que profundizaban en los detalles de la cultura de nuestros pueblos originarios.

Los viajes de señoras en su mayoría provenientes de California, hacían una combinación entre Michoacán y Guanajuato, al llegar a Pátzcuaro, deseaban ir al mercado y comprar los diferentes utensilios de cocina mexicana que ya habían empleado en sus clases; venían empapadas del tema de la cocina y en sus pláticas te comentaban sobre su experiencia, quedaban maravilladas con la casa ecológica de Diana Kennedy.

Lo mejor de estos viajes es que venían ávidas por conocer más sobre nuestra cultura, las raíces de Michoacán, sin duda gente muy culta, deseosa de aprender y respetuosa de nuestras tradiciones. Todo ello generaba un derrame económico en las comunidades, comprando artesanías directamente a los artesanos y buscando los sabores locales.

Fue el preámbulo de lo que vendría después con la gran labor que se ha hecho en Michoacán a partir del 2002 aproximadamente, con las cocineras tradicionales. Ahora nuestros visitantes vienen deseosos de cconocer directamente a las cocineras en sus comunidades. 

Pero volviendo a Diana Kennedy, ella fue una enamorada de Michoacán, y en sus libros encontramos recetas tan tradicionales que a veces los lugareños nos asombrarnos de como se adentró hasta lo más profundo y vemos recetas muy arraigadas y habituales en muchas de nuestras casas.

El hecho de llegar de otro país le permitió ver todo con otra visión, muchas cosas que nosotros vemos habituales, ella las documentó y así logró una gran investigación describiendo ingredientes y recetas de todo México, adentrándose en lugares poco accesibles, lo que debió ser toda una fascinante aventura.

Mi madre y yo tuvimos la oportunidad de conocerla y entre las veces que nos visitó en la Mansión Iturbe, una de ellas fue en el 2000. Recuerdo que cuando nos hizo la reservación a través de una señora francesa muy estimada que vive en Zitácuaro, también hotelera y amiga de mi madre, estábamos emocionadas y un tanto nerviosas porque probaría nuestros platillos. Así que nos esmeramos para que todo saliera muy bien y afortunadamente así fue. Posteriormente con el paso de los años, siempre muy amablemente mandaba saludos para mí madre cada vez que se enteraba que uno de sus grupos proseguía a Pátzcuaro y se alojaría con nosotros en la Mansión Iturbe.

Para mí lo más sobresaliente, ya con el pasó de los años, fue lo mucho que aprendí con el corto pero provechoso momento que tuve para platicar con ella en una ocasión, al encontrármela temprano por la mañana caminando por el corredor. Me acerque a darle los buenos días y acompañarla a encontrar a sus amigos.

Ese aprendizaje más allá de algún tema de gastronomía fue sobre sostenibilidad y medio ambiente.  Hoy en día en Pátzcuaro, se ha legislado y es un municipio en donde no está permitido el uso de plásticos de un solo uso. Pues en esa época ella me explicó y me sugirió que tratáramos de eliminar el uso del plástico. Yo era una chica joven que iba apenas comenzando a participar en el manejo del hotel. Ella vio la importancia de concientizarme cómo joven y recuerdo que hizo énfasis en que era importante que pensáramos en el futuro, conversación que se me quedó grabada y que va acorde con los tiempos que vivimos actualmente.

Diana Kennedy fue una visionaria que nos deja un legado y su aporte para un turismo sostenible y responsable que es el turismo del futuro. Una dama inglesa que eligió a Michoacán como su hogar, una leyenda en el mundo de la gastronomía mexicana, que se tomó el tiempo de documentar nuestro arte culinario.

Acerca del autor

mm

Heredera de una tradición hotelera y apasionada de mi estado Michoacán, el turismo, la historia, el arte y la gastronomía. Interesada en las nuevas tecnologías, el turismo responsable y la sostenibilidad. Me encanta promover Pátzcuaro y sus alrededores a través de mi blog, conectar con la naturaleza, disfrutar de las cosas simples y la autenticidad.

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

¿Quieres un Le Cabernet?

Suscríbete y participas en nuestro sorteo mensual para ganar un Henri Lurton Le Cabernet

henri lurton le cabernet vino tinto mexicano




Traducir esta página

henri lurton le cabernet vino tinto mexicano

¿Te gustaría probar este vino?

Suscríbete gratis y participas para ganar una botella de Henri Lurton Le Cabernet

Share
Pin
Email
Print
WhatsApp