fbpx

Select Page

Recorrido por Tlacotalpan, Veracruz, una joya de México

Recorrido por Tlacotalpan, Veracruz, una joya de México

Normalmente escribo con orgullo de Michoacán, pero en esta ocasión les comparto mi experiencia en un pueblo fascinante, Tlacotalpan, Veracruz. Tuve la oportunidad de visitarlo durante la pasada Junta del Consejo Directivo Nacional de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles.

Yo había escuchado hablar de Tlacotalpan, famoso por su tradicional Fiesta de la Candelaria, había visto navegar por el Río Papaloapan a la Virgen de la Candelaria, seguida por múltiples embarcaciones en un ambiente de algarabía y desde luego también tenía conocimiento de la famosa cabalgata, una festividad con un lugar especial en el calendario de festividades populares en México.

Tlacotalpan fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1998, lo que me animó aún más a conocer este maravilloso lugar con abundantes atractivos arquitectónicos, históricos y culturales que me harían disfrutar del viaje.

La riqueza natural de Veracruz resulta sorprendente y eso ya lo había percibido y disfrutado en mi trayecto hacía el Puerto de Veracruz desde Michoacán, por lo que conocer un poco más de este mágico Estado, sin duda sería todo un agasajo.

La ruta que se sigue desde el Puerto es muy agradable, disfrutando en un principio del tradicional malecón, la vista de las aguas del golfo de México, a simple vista puede ver lo fértil de su tierra, la gran diversidad de recursos naturales y la riqueza de su biodiversidad. 

De pronto te puedes encontrar al ganado cebú pastando y comprendes porque Veracruz tiene fama ganadera, sin duda de las más importantes del país. Ver este ganado me conecto de inmediato con mi infancia ya que era una actividad con la que estuve involucrada y que también caracteriza a Michoacán.

Durante el trayecto atravesamos pintorescas poblaciones como lo es Alvarado en donde desemboca el Río Papaloapan en el Golfo de México. Cruzar el puente de Alvarado es toda una experiencia; me permitió apreciar la sorprendente naturaleza de la zona y la abundancia de agua en esta región, ¡incluida la laguna camaronera, de la cual después pude constatar la calidad de su camarón en la deliciosa gastronomía veracruzana que me esperaba para deleitar el paladar!

…llegamos a embarcarnos en un cómodo catamarán para navegar por el Río Papaloapan, también conocido como el río de las mariposas, por su significado en náhuatl, “Papalotl” que significa mariposa y “apan” quiere decir lugar de.

Finalmente, arribamos a Tlacotalpan y de inmediato llegamos a embarcarnos en un cómodo catamarán para navegar por el Río Papaloapan, también conocido como el río de las mariposas, por su significado en náhuatl, “Papalotl” que significa mariposa y “apan” quiere decir lugar de.

En un principio, lo que más disfrute fue el esplendor del paisaje, con su verde del entorno, el encanto de su arquitectura ribereña, el transcurrir de la vida cotidiana, las lanchas que navegaban o algún pescador que se nos atravesaba. Así como ver volar diferentes especies de aves cerca de la embarcación. Para quienes disfrutan del avistamiento de aves, la cuenca del Papaloapan es un sitio excepcional.

En el trayecto nuevamente se observa al ganado cebú a lo lejos, siendo Tlacotalpan una zona ganadera de importancia en la Región del Sotavento Veracruzano. En la distancia, se puede apreciar lo fértil de sus tierras y el encanto del panorama. Para entonces ya habíamos iniciado con la degustación de productos veracruzanos de la región. 

Para comenzar un buen café de Veracruz, que por cierto tiene denominación de origen. Acompañado con pan artesanal como el típico marquesote o con una rica empanada de guayaba muy tradicional en Tlacotalpan, así como un apetitoso coctel de frutas tropicales que abundan en esta región.

Comencé a comprender que el Río Papaloapan forma parte de la identidad de esta región y que tiene una fuerte conexión con los habitantes de la cuenca; además de que suministra insumos para el consumo de sus pobladores, productos locales que me disponía a degustar.

Seguimos avanzando en nuestra travesía, disfrutando de la brisa y el paisaje, continuamos con nuestra degustación. Ahora nos tocaba probar las picadas veracruzanas con salsa verde y roja, espolvoreadas con queso fresco muy típicas para desayunar. 

Posteriormente vino el casamiento, que forma parte de la gastronomía regional, que es arroz con frijoles y por lo que pudimos observar muy apreciado por la gente local. Finalmente probaría los camarones, en una ensalada. ¡Para entonces ya podía percibir que este viaje sería un placer para el paladar!.

Terminamos nuestro recorrido en catamarán y nos dispusimos a recorrer Tlacotalpan, una población con una vasta historia que se remonta al siglo XII con asentamientos Totonacas, más adelante los Toltecas hasta finalmente ser conquistada por los Aztecas en el siglo XV. En 1518 Pedro de Alvarado surcó el Río Papaloapan, siendo el primer contacto que hubo con los españoles. Debido a la fertilidad de su tierra comenzó a poblarse en tiempos de la conquista en el siglo XVI y se puso en funcionamiento el primer trapiche por órdenes de Hernán Cortés.

Posteriormente también aparecen piratas en su historia, al llegar los filibusteros ingleses a Alvarado, continúan hasta Tlacotalpan y este es incendiado.

Ya para entonces había un buen número de europeos que vivían en Tlacotalpan, quienes ya se habían establecido en el pueblo y poseían haciendas. También se establecieron astilleros para la construcción de naves marítimas debido a la guerra que enfrentaba a Inglaterra con España.

Continuamos adentrándonos en la Tlacotalpan y conociendo más de su historia, en el siglo XIX fue cuando tuvo mayor desarrollo gracias al comercio internacional y la ruta comercial fluvial que se generó con los barcos de vapor, que cruzaban el Golfo de México y el Atlántico, llegando barcos desde Nuevo Orleans, la Habana y Burdeos. Una época de esplendor en donde llegaban mercaderes a vender sus productos de otros lugares, pero los medios de transporte evolucionaron, las rutas comerciales cambiaron y volvió la tranquilidad a este pueblo.

A primera vista te das cuenta de que es un pueblo con hondas tradiciones, con una arquitectura única y multicolor, con tejados uniformes y calles que te hace imaginar los personajes que caminaron por ahí a través del tiempo, con la presencia de figuras tan reconocidos como Porfirio Díaz, quien en una época vivió ahí, o el famoso tlacotalpleño Agustín Lara reconocido músico, poeta y compositor.

Seguimos nuestro recorrido por el pueblo rodeados de un ambiente idílico, la tranquilidad era impresionante, lo que te permitía imaginar cómo era la vida en Tlacotalpan en el pasado.

Por supuesto visitamos el Santuario de la Candelaria en donde se encuentra la Virgen Marinera a quienes se encomiendan los marinos que atraviesan el Río. Posteriormente la Parroquia de San Cristóbal y la Plaza Zaragoza con su hermoso quiosco. Para entonces ya te daban ganas de dar una vuelta en bicicleta con la tranquilidad de sus calles, ¡afortunadamente hay bicis en alquiler!. 

Por fortuna, ahí mismo donde se rentan las bicicletas, pude apreciar como es la construcción al interior de las casas en Tlacotalpan, cosa que posteriormente pude constatar en otras casas, con sus patios interiores que dan frescor a los corredores, en donde se aprecian los tradicionales muebles artesanales de Tlacotalpan, entre los que destacan las mecedoras de madera, tejidas con bejuco natural.

Para entonces ya era hora de un refrigerio: hora Torito helado, excelente opción para recobrar energías. Una bebida con una textura cremosa, que incluye aguardiente de caña, con múltiples sabores hechos con frutas de la región como el jobo, coco, mango, guanábana y guayaba. En mi caso probe el de cajeta y el de cacahuate.

La plaza y la casa de Agustín Lara no podían faltar en el recorrido, así como el famoso Teatro Netzahualcóyotl.

Finalmente, ya era tiempo de comer y una visita al tradicional Restaurante Doña Lala, nos permitió adentrarnos más en la gastronomía veracruzana y seguir degustando los camarones cultivados en esta zona, en diferentes estilos: el imprescindible coctel de camarones, seguido de un salpicón de camarón con jaiba y unos champiñones con una textura cremosa, cocinado con chupipi, una planta que abunda en la región del sotavento veracruzano. Son esos ingredientes típicos, que nos permiten experimentar nuevos olores y sabores conjugados con el entorno en una exquisita experiencia.

Pero aún faltaba el plato principal, arroz a la tumbada, un platillo muy representativo de esta región de Veracruz y originario de Alvarado. Es un arroz caldoso, que a base de mariscos frescos y un excelente fumet, lograba tener un sabor exquisito.

Para amenizar esta comida, que mejor que el folklore Veracruzano, con la tradicional música jarocha, escuchando el arpa y la jarana, cantando diferentes anécdotas y sucesos, sin faltar uno que otro verso.

Pero aún no terminamos con nuestra degustación, falta probar el postre una deliciosa nieve de coco, espolvoreada con cocada roja. Una auténtica delicia que me hizo recordar el mundo de los helados en el que crecí inmersa.

Hacía falta probar los dulces típicos de Tlacotalpan, y esa tarea la llevaríamos de regreso a casa, con un buen surtido de dulces artesanales, si faltar las cocadas, y una gran variedad de dulces de leche.

Finalmente, un paseo en el Turibus de Tlacotalpan, para que no se nos escapará ningún detalle y regresáramos aún más impresionados de este bello lugar, un pueblo colorido, que te sorprende por su historia, cultura y gastronomía y sobre todo la alegría y hospitalidad de su gente.

Acerca del autor

mm

Heredera de una tradición hotelera y apasionada de mi estado Michoacán, el turismo, la historia, el arte y la gastronomía. Interesada en las nuevas tecnologías, el turismo responsable y la sostenibilidad. Me encanta promover Pátzcuaro y sus alrededores a través de mi blog, conectar con la naturaleza, disfrutar de las cosas simples y la autenticidad.

1 comentario

  1. Carolina Mendizabal

    Que buen artículo, este de Tlacotalpan Margarita!!!!!

    Ya nos antojaste para nuestro próximo viaje por la república mexicana

    Muchas gracias por compartir tu experiencia

    Reply

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

¿Un Tequila?

Suscríbete gratis y participa en nuestro sorteo para ganar una botella de Loco Ámbar

Tequila loco ámbar reposado

Traducir esta página

Tequila Loco ambar

¿Un Tequila?

Suscríbete gratis y participa para ganar una botella de Loco Ámbar

Share
Pin
Email
Print
WhatsApp