fbpx

Select Page

Los altares del día de muertos en Michoacán

Los altares del día de muertos en Michoacán

Se acerca el día de muertos, una de las festividades más tradicionales en México, en donde Michoacán y la región del lago de Pátzcuaro tienen un lugar preponderante.

Animeecheri K’uinchekua, cuyo significado es la fiesta de las animas, es la celebración a través de la cual los purépechas expresan parte de su identidad cultural, teniendo un inmenso significado. Durante la noche de muertos, las animas tienen la oportunidad de reencontrarse con sus seres queridos; siendo el altar a donde acuden sus familiares y amigos para encontrarse y convivir en armonía.

Durante este ritual, las animas comparten la comida y lo sagrado y finalmente regresan al inframundo, llevando con ellos provisiones para todo el año, para nuevamente regresar el próximo año.

En Michoacán en las ofrendas y altares de día de muertos, predomina lo atractivo y colorido con las tonalidades de las flores de tiringuini, también conocida como “flor de muerto,” que es el cempasúchil para otras culturas, entre otras flores como la nube y la garra de león que adornan las ofrendas y altares en los cementerios y las casas de los deudos. 

En comunidades como Santa Fe de la Laguna, inclusive podemos observar a las mujeres con la indumentaria tradicional. 

El aroma a copal permea en el ambiente para recibir al difunto. La presencia de productos artesanales tan emblemáticos de Michoacán, se nota en servilletas y manteles bordados, bateas de madera, piezas de alfarería, velas, veladoras y cirios artesanales, canastas hechas con fibras vegetales o el tradicional petate que sirve para que reposen las animas durante su visita.

La comida favorita del difunto no puede faltar, otro elemento que engalanará el altar. Platillos que comúnmente se comen en las fiestas de las comunidades se degustan en esta importante noche, como los tamales, el atole o el pozole, sin faltar el café de olla.

Las frutas de la región como los nísperos, las guayabas, plátanos y naranjas, también son parte de los altares o incluso en los arcos que figuran la entrada al más allá. Los productos de la milpa también los encontramos; el maíz, las calabazas, los chilacayotes o los chayotes cocidos.

En pan es importante, pero en la región lacustre no es tan común el pan de día de muerto tradicional redondo que representa el cráneo y los huesos. Para los purépechas el pan de muerto tiene forma humana y tiene la forma del anima que se espera por lo que puede tener forma de hombre o mujer.

Con el paso del tiempo, también se han incorporado las calaveritas de azúcar, tan tradicionales en México durante la temporada de día de muertos. En Pátzcuaro durante esta temporada se ponen a la venta, y se les puede incluir el nombre del difunto. También hay otras figuras como angelitos, catrinas con ataúdes o vestidas de charro.

Todos estos elementos conforman los altares de día de muertos en Michoacán, con variantes en cada lugar. Las tumbas de los cementerios también son altares en donde los deudos se reúnen a recibir a sus muertos y en lugares como Arocutín o Janitzio, por la cercanía del templo podemos escuchar las campanas en la oscuridad de la noche, que en muchas ocasiones también es acompañada por una intensa bruma.

En algunos lugares en las ofrendas y altares se incluye la fotografía del difunto y en otros no. Nosotros en Hotel Mansión Iturbe seguimos la tradición y cada año montamos nuestro altar para Doña Francisca de Iturbe y Anciola (Doña Paca), principal protagonista en nuestro hotel.

Acerca del autor

mm

Heredera de una tradición hotelera y apasionada de mi estado Michoacán, el turismo, la historia, el arte y la gastronomía. Interesada en las nuevas tecnologías, el turismo responsable y la sostenibilidad. Me encanta promover Pátzcuaro y sus alrededores a través de mi blog, conectar con la naturaleza, disfrutar de las cosas simples y la autenticidad.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Share
Pin
Email
Print
WhatsApp