fbpx

Select Page

K’unichekua, la fiesta de Michoacán

K’unichekua, la fiesta de Michoacán

K’unichekua, la Fiesta de Michoacán, se presentó el pasado 18, 19 y 20 de marzo en Tzintzuntzan, la antigua capital del Imperio Purépecha, en la Zona Arqueológica de las Yácatas, un escenario que por sí mismo es imponente, por su simbolismo y por la energía que ahí se percibe, ya que además de su importancia histórica, era el lugar en donde se tomaban las decisiones de un pueblo muy poderoso y una cultura muy preciada.

La K’uinchekua fue un evento nocturno, por lo que tenías que llegar al atardecer e ir ascendiendo por el cerro de Yahuarato. La vista panorámica del lago de Pátzcuaro era espectacular, con un magnífico atardecer y la vista de las montañas a lo lejos.

Al llegar sentías que poco a poco te ibas adentrando en las entrañas de esta gran cultura y de un imperio que iba más allá de lo que hoy es Michoacán, que también abarcaba Guanajuato, Guerrero y Jalisco. Música prehispánica, iluminación, personajes vestidos a la usanza de la época del imperio Purépecha, para completar el escenario natural que te remontaba en el tiempo, con una noche estrellada y luna llena que hacía lucir aún más el evento.

Imagen © Secretaria de Turismo de Michoacán

Personalmente, ya había tenido la oportunidad de asistir a una K’unichekua en otras dos ocasiones, la primera de pequeña en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y la segunda en la Plaza Valladolid en Morelia, la víspera de la visita del Papa Francisco a Morelia. Cada una magnífica y diferente por el entorno en que se desarrolló, así como el ambiente que se vivía en cada lugar.

Esta vez la sensación fue diferente al encontrarme en lo que fue la capital del Imperio Purépecha, con un magnetismo especial, sabiendo también que había representantes de las diferentes regiones, más de 200 artistas, gente que venía de las distintas comunidades a mostrarnos con orgullo sus tradiciones y su identidad y a honrar a sus ancestros conservando su legado a través de sus danzas, su indumentaria, su música…así como a celebrar en esta fiesta,  la K’unichekua, que reúne su herencia cultural.

Toda una experiencia, en donde los asistentes tuvimos la oportunidad de vivir la alegría característica de los michoacanos, disfrutar y descubrir la riqueza del patrimonio cultural de nuestros pueblos originarios a través de una gran variedad de expresiones artísticas como los bailes y danzas tradicionales, su música y el canto de sus pueblos.

Imagen © Secretaria de Turismo de Michoacán
Imagen © Secretaria de Turismo de Michoacán

También hubo elementos de modernidad, como un video mapping y una magnífica iluminación de la zona arqueológica. Después vino un juego de pelota, con una bola de fuego encendida, antes de comenzar las danzas, iniciando con la Danza del Torito de la Chanantskua, de la comunidad de Jarácuaro en la región del lago de Pátzcuaro, en la que apareció Nana Paula, una danzante de 102 años, que bailo con gran entusiasmo y alegría, acaparando la atención y admiración de todo el público. 

Siguieron más danzas de la región del lago de Pátzcuaro, la presencia imponente de las mujeres con el coro de Santa Fe de la Laguna, lleno de solemnidad, ataviadas con hermosos trajes y portando velas que daban realce a su presentación.

La Danza del Pescado no podía faltar, así como la Danza de los Viejitos, pero la pudimos observar con sus variantes de Jarácuaro o los Viejitos Chicos de Charapan. 

Música michoacana en todo su esplendor, con orquestas de la región del lago de Pátzcuaro, la orquesta antigua de Quinceo y orquestas de cuerdas como la Corcoví de Charapan.

Los niños se hicieron presentes con la Banda Infantil de Tírindaro, grupos consolidados con el Grupo Erandi o los Nocheros de Nurio con sus Pirekuas.

Un número musical muy alegre, que impacto por la belleza de la vestimenta de las mujeres, fue el de las Panaderas de Tarecuato, que al final ofrecieron al público el pan que traían consigo hecho en horno de leña.

La Danza de los Kurpites de San Juan Nuevo Parangaricutiro, se presentó con un amplio elenco con más de 30 danzantes en escena. Normalmente es una fiesta en la que los danzantes de dos diferentes barrios se disputan quienes son los mejores y en esta ocasión los vimos danzar juntos, los Kurpites del Barrio de San Miguel y San Mateo, unidos por la K’uinchekua.  

No podía faltar una música tan alegre como la de la Tierra Caliente, conocida como calentana, con sus coplas, sus sones abajeños o valonas, que son una especie de corridos, un deleite escuchar los instrumentos musicales de cuerda que se utilizan como el arpa, los violines, las vihuelas y las jaranas. Tuvieron como representantes al Conjunto de Arpa Grande El Lindero y el Conjunto de Tamborita de Ajuchitlán.

Imagen © Secretaria de Turismo de Michoacán

Las danzas de los imponentes Tlahualiles de Sahuayo, con sus enormes penachos suntuosamente decorados, también hicieron su aparición.

La gran herencia cultural de Michoacán es inmensa y esto fue una parte de ella, en donde se trato que estuvieran presentes los más icónicos, pero también hubo espacio para otras manifestaciones artísticas michoacanas. 

El Tenor Juan del Bosco se presentó en compañía de la Orquesta Filarmónica Tzintzuni, interpretando Janitzio, de Agustín Lara, así como el Mariachi Juvenil Galleros que interpretó canciones tan representativas como Caminos de Michoacán y Que lindo es Michoacán.

Un espectáculo de drones complementó el gran final de la K’unichekua, la fiesta de Michoacán, un evento en el que los Michoacanos nos reencontramos con nuestra gran riqueza cultura y parte de nuestra identidad, una noche de fiesta y alegría que compartimos con los visitantes nacionales y extranjeros que nos visitaron.

Imagen © Margarita Pedraza Arriaga

Acerca del autor

mm

Heredera de una tradición hotelera y apasionada de mi estado Michoacán, el turismo, la historia, el arte y la gastronomía. Interesada en las nuevas tecnologías, el turismo responsable y la sostenibilidad. Me encanta promover Pátzcuaro y sus alrededores a través de mi blog, conectar con la naturaleza, disfrutar de las cosas simples y la autenticidad.

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

¿AMAS COMER Y VIAJAR?

¡SUSCRÍBETE GRATIS!

Recibe Maria Orsini en tu correo semanalmente, y además te regalamos nuestro recetario de pescados y mariscos.

Traducir esta página

Suscríbete a Maria Orsini y recibe gratis nuestro recetario de pescados y mariscos. 

¿AMAS COMER Y VIAJAR?

Share
Pin
Email
Print
WhatsApp