fbpx

Select Page

Reviviendo Sabores

Reviviendo Sabores

Comer fue lo primero que hizo el hombre. Tan es así, que desde el vientre materno comemos. Acto primigenio que luego lo llevó a probar la fruta prohibida con sabor a desobediencia sí, pero sobre todo con poder del conocimiento. Por esa probada, y no por otra causa, el hombre aprendió. Se dice que fue un pecado comer y hasta una culpa de la que no acabamos de redimirnos e incluso una condena que sufrieron y nos heredaron el primer hombre y la primera mujer en la Tierra.  Pero en realidad  hemos convertido a la manzana en un antídoto y en una panacea que nos libra de la ignorancia y la superstición.

De ahí nació también la cocina, ese que hacer primero de la mujer, al poner en boca del hombre el bocado. Y así, toda una evolución con otros aromas, sabores, formas, colores, sonidos y texturas, que están por descubrirse y que los seres humanos aspiramos a probar, ver, palpar.

En fin, convertir el bocado que originó el destierro del Paraíso, en otro que devuelva al Paraíso, porque guisar es transformar el elemento que brinda la naturaleza en alimento [hasta que se convierta en placer]

Ese anhelo de inventar platillos que alcancen la privilegiada conjunción de todos los sentidos: los del cuerpo, los del alma y los de la mente. Brindar a los guisos un sabor inédito, un olor desconocido, de distinta consistencia, y virginales colores que se oyen y hasta sabores que se ven como en un sueño que por supuesto  se multiplica. En fin, convertir el bocado que originó el destierro del Paraíso, en otro que devuelva al Paraíso, porque guisar es transformar  el elemento que brinda la naturaleza en alimento y hasta que se convierta en placer, gracias a especias, e ingredientes, que nos pone Dios, para combinarlos y obtener nuevos sabores y hasta la magia de que   reaparezca como una obra de arte. Así, pasamos de la sombra de la cueva a la luz del hogar; esto es, el fuego, la lumbre, la brasa en que se cuece el pan o una hostia que nos comunica con nuestro Creador.

Imagen de cabecera: Adán y Eva en el paraíso terreste, Johann Wenzel Peter

Acerca del autor

mm

Martha Chapa, es una de las más destacadas artistas de la plástica contemporánea de México y ha recibido significativos premios y reconocimientos, dentro y fuera del país. Ha participado en más de 250 exposiciones alrededor del mundo. Y además ha incursionado en la investigación gastronómica, siendo autora ya de más de 30 libros, especialmente sobre la cocina mexicana. Martha también es desde hace 10 años co-conductora de “El Sabor del Saber”, programa que obtuvo recientemente el Premio Nacional de Periodismo 2016.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Traducir esta página

Instagram @mariaorsini